Velan en Moca restos del nieto del asesinado presidente Mon Cáceres

0
101

Moca, RD.- La comunidad de Moca, provincia Espaillat, se sumió en el luto  tras conocer la triste noticia del fallecimiento de Mario Emilio Cáceres Rodríguez, prominente empresario agrícola y nieto del asesinado presidente Ramón Cáceres (Món).

La causa de su muerte fue un infarto, dejando consternación en la sociedad mocana, donde era venerado por sus significativas contribuciones sociales.

El velatorio de Don Mario Cáceres se llevará a caboeste domingo en la Funeraria Corazón de Jesús.

La comunidad se congregará para rendir homenaje en una misa de cuerpo presente a las 4:00 p.m. en el santuario Sagrado Corazón de Jesús.

Nacido el 26 de octubre de 1938, Mario Cáceres, ingeniero agrónomo de profesión, dejó un legado como miembro fundador de instituciones clave como la Asociación para el Desarrollo de la provincia Espaillat (Adepe), el Banco Popular Dominicano, la Asociación de Caficultores Villa Trina Inc., la Universidad Católica Madre y Maestra (Pucmm) y la Cooperativa de Criadores del Cibao.

En reconocimiento a sus méritos sociales y su servicio público y privado, el expresidente Joaquín Balaguer le otorgó la condecoración de la Orden del Mérito de Duarte, Sánchez y Mella en el grado de Comendador mediante el decreto 27-94 el 25 de febrero de 1994.

La partida de Don Mario Cáceres deja un vacío imborrable en la comunidad mocana y en la historia del desarrollo agrícola en República Dominicana.

El 19 de Noviembre de 1911, fue asesinado en la ciudad de Santo Domingo, el Presidente de la República Ramón (Mon) Cáceres. Fue atacado a balazos en el momento que daba un paseo en coche por la carretera que conduce a Haina. Al llegar a Güibia fue sorprendido por una emboscada que organizó el general Luis Tejera, quien era hijo del ministro de Relaciones Exteriores, el historiador y abogado Emiliano Tejera.

De acuerdo con una versión, el grupo que encabezaba Luis Tejera tenía el propósito de secuestrar al Jefe del Estado, pero al ser enfrentado por el edecán, dispararon contra Mon Cáceres.

En el instante del atentado el Presidente de la República iba acompañado de su edecán el coronel Ramón (Chipí) Pérez, quien conducía el coche del Presidente, un modelo Victoria.

Al llegar a Güibia, advirtieron que un grupo de hombres estaban parados al lado de un vehículo, y aproximarse el coche le cerraron el paso y gritaron: “alto, ríndanse, preso”. El cochero intentó escapar, pero los conjurados dispararon contra Mon Cáceres, quien se desplomó herido de muerte.