Por constantes atropellos, renuncia asistente del senador Antonio Taveras

0
62

Santo Domingo. – El asistente del senador por la provincia Santo Domingo, Antonio Taveras, renunció al cargo, especificando dentro de los motivos de su dimisión que tomó la decisión debida a los constante atropellos permitidos por el legislador.

En ese sentido, Juan Carlos Quiñones, quien se desempeñaba como coordinador de la casa de gestión senatorial en Santo Domingo Este, manifestó en una carta que Taveras ha permitido una “exclusión selectiva permanente”.

“Resulta y es lamentable poder comprobar, que un hombre como usted, como la sociedad lo percibe como una persona buena y honesta y aún yo hoy lo creo así, pueda permitir un constante atropello, exclusión selectiva permanente y el desinterés de algunos de sus colaboradores más cercanos tanto con las personas más humildes y con gran parte de » su equipo en territorio» que a diario creen y generan una esperanza incierta”, explica en el documento.

Asimismo, enfatizó que vive en una esperanza incierta, al tiempo que destacó que está es la misma situación que atraviesan “la gran cantidad de personas que solicitan una mano amiga a través de usted y la respuesta para aquellos no es más que la desesperanza y el desmoronamiento del sueño de cambio y algunos de estos parten de esta tierra y no les llega”.

Resaltó que cuando se unión al equipo de Taveras lo hizo porque entendía que junto a Taveras podrían realizar una transformación en la demarcación con un alto grado de valores y compromiso, sin embargo, resalta que demostrado lo contrario.

Carta íntegra

Desde nuestro compromiso asumido en el proceso electoral pasado y nuestra designación como coordinador de la casa de gestión senatorial en Santo Domingo Este, nos estuvimos entregando en cuerpo y alma a colaborar para alcanzar los objetivos de cambio y transformaciones que entendíamos que a través de una persona como usted, con una proyección con alto grado en valores y compromiso social según sus expresiones públicas, las cuáles entendíamos cómo fundamentales para enviar un mensaje contundente a la sociedad de que en la política no todo está perdido.

Resulta y es lamentable poder comprobar, que un hombre como usted, como la sociedad lo percibe como una persona buena y honesta y aún yo hoy lo creo así, pueda permitir un constante atropello, exclusión selectiva permanente y el desinterés de algunos de sus colaboradores más cercanos tanto con las personas más humildes y con gran parte de » su equipo en territorio» que a diario creen y generan una esperanza incierta.

Esta esperanza incierta, debido a lo contraproducente que resultan sus palabras en público y el trato que reciben aquellos que las escuchamos. Concluyó citando unas palabras de sus memorias que tienen como título MAÑANA SEREMOS GENTE cito «Lo que aprendí allí es que el compromiso de los sectores políticos que dirigen el país y su agenda con la sociedad dominicana es poco o nulo. La gente para ellos parecería que no existe y no cuenta «pues del mismo modo nos sentimos al igual que la gran cantidad de personas que solicitan una mano amiga a través de usted y la respuesta para aquellos no es más que la desesperanza y el desmoronamiento del sueño de cambio y algunos de estos parten de esta tierra y no les llega.

Por tal motivo entre otros aspectos, presentamos nuestra renuncia y ponemos a su disposición nuestra desi/nación a partir de la fecha.