Naciones Unidas pide exención humanitaria sobre disputa río Masacre

0
82

El secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, pidió urgentemente el viernes una exención humanitaria para la agencia mundial en un conflicto en curso entre Haití y la República Dominicana por el acceso a una vía fluvial crítica compartida por ambos países. La disputa ha llevado al cierre de toda la frontera de 220 millas.

«El Secretario General subraya que se necesitan con urgencia exenciones humanitarias del cierre de fronteras para garantizar la continuación de todas las actividades de la ONU en Haití», afirmó el portavoz Stéphane Dujarric.

La ONU almacena parte de sus reservas humanitarias en la República Dominicana, a las que sus agencias de ayuda necesitarían tener acceso en caso de una emergencia en Haití, donde la violencia de las pandillas y el hambre creciente han aumentado la necesidad de asistencia.

Dujarric dijo que el jefe de la ONU está al tanto del anuncio del presidente dominicano, Luis Abinader, quien el jueves dijo que cerraría todos los cruces terrestres, marítimos y aéreos con Haití a partir de las 6 de la mañana del viernes. La decisión está ligada a la construcción de un canal de riego en el río Masacre, que según Abinader perjudicará a los agricultores dominicanos.

Durante mucho tiempo, esta ha sido una fuente de conflicto entre los dos vecinos, el río Masacre en el noreste de Haití fue el sitio en el que ocurrió una masacre de miles de haitianos en 1937, por el dictador dominicano Rafael Trujillo. Sin embargo, toma su nombre por una sangrienta batalla entre colonos franceses y españoles en el siglo XVIII. El río cruza el pueblo de Juana Méndez del lado haitiano y el municipio dominicano de Dajabón del otro.

Recientemente, un grupo de agricultores y políticos haitianos reanudó la construcción de un canal a lo largo del río, lo que irritó al gobierno dominicano, que en 2021 protestó por un esfuerzo similar del entonces presidente Jovenel Moïse. Posteriormente, las dos partes se reunieron en negociaciones y decidieron que ninguno de los países actuaría unilateralmente en proyectos fluviales.

Moïse fue asesinado poco después y la construcción se detuvo porque el gobierno haitiano no pagó a la empresa que construía el canal. Además del acuerdo de 2021, el “Tratado de Paz, Amistad Perpetua y Arbitraje” de 1929 firmado por ambos gobiernos también estableció los derechos de ambas naciones a utilizar de manera justa y equitativa las aguas de todos los ríos ubicados a lo largo de la frontera.

A pesar de sus turbulentas historias, Haití y la República Dominicana, que comparten la isla Hispaniola, dependen el uno del otro para el comercio. Haití, por ejemplo, es el tercer socio comercial de la República Dominicana y los más de una docena de mercados fronterizos, todos ubicados en el lado dominicano, son una fuente de ingresos para decenas de miles de comerciantes haitianos, a quienes los viernes se les permite cruzar la frontera sin pasaportes.

El viernes, Juana Méndez estaba tranquila y extrañaba el zumbido habitual que acompaña a los haitianos que viajan en motocicletas y empujan carretillas a través del puente del río Masacre hacia el mercado de Dajabón para comprar y vender productos.

Sin embargo, a pesar de la pausa en el tráfico fronterizo, todavía había cierta actividad cuando las autoridades dominicanas abrieron las puertas para deportar a inmigrantes haitianos. Trabajadores de la Oficina de las Naciones Unidas para las Migraciones Internacionales dijeron al Miami Herald que a 350 haitianos se les permitió cruzar en Juana Méndez, luego de decidir voluntariamente abandonar la República Dominicana, lo que ha aumentado las expulsiones de migrantes haitianos. Otros 32 haitianos fueron expulsados ​​por la fuerza.

Tanto a la ONU como a Estados Unidos les preocupa que la disputa diplomática pueda agravar la situación en Haití, donde una escalada de violencia de pandillas, secuestros y asesinatos ha llevado a una terrible crisis humanitaria que ha dejado a muchos haitianos sin alimentos. Los haitianos y dominicanos también advierten que, dados los estrechos vínculos económicos entre los dos vecinos, la disputa del río podría tener consecuencias nefastas para las personas de ambos lados.

En una publicación en redes sociales, Miguel Vargas Maldonado, presidente del Partido Revolucionario Dominicano, calificó de “extrema” la medida de Abinader y dijo que ya empezaba a tener un efecto “bumerán” contra República Dominicana, afectando el comercio con Haití y “creando un clima de tensión e incertidumbre letal para el turismo y para la imagen en general de «su país».

La decisión de Abinader de cerrar la frontera se produjo después de que fracasara el jueves un último esfuerzo del gobierno haitiano para calmar las tensiones. El viernes, el Ministro de Relaciones Exteriores de Haití, Jean Victor Généus, convocó al embajador de República Dominicana, Faruk Miguel, a una reunión para explicar las acciones e intenciones de su gobierno, pero no está claro si la reunión se produjo y sus resultados.

A principios de semana, Abinader congeló las visas para los haitianos y anunció que cerraría la frontera si el conflicto no podía resolverse. El jueves cumplió su promesa y anunció que el ejército, la marina y la fuerza aérea dominicana harían cumplir el cierre, lo que también llevó a la suspensión de todos los vuelos al día siguiente.

El presidente dominicano también hizo pública una lista de nueve haitianos, la mayoría de ellos exparlamentarios y ministros del gobierno de Moïse, quienes tienen prohibida la entrada al territorio dominicano.

Si Abinader, que se postula para la reelección y ha sido acusado de avivar el sentimiento antihaitiano en su país para ganarse el apoyo de los votantes, esperaba que su medida aliviara las tensiones, parece haber tenido el efecto contrario. Los haitianos se burlaron de él en videos de las redes sociales, y el viernes en la cercana Fort-Liberté lanzaron una maratón de recaudación de fondos en nombre de la construcción del canal.

Mientras los agricultores iban de puerta en puerta para recaudar dinero, otros hacían llamadas telefónicas para recaudar fondos. En una declaración emitida el jueves por la noche, el gobierno haitiano evocó su derecho soberano a tener “pleno acceso” al río Masacre. También anunció que apoyaría la construcción del canal.

Los haitianos también reaccionaron a la medida de Abinader recurriendo a las redes sociales para exclamar su desdén en parodias y emitir advertencias. Al menos en un caso, parece haber dado lugar a un arresto. La publicación del periódico dominicano Listín Diario informó el viernes que la policía dominicana arrestó a Jude Charles, de nacionalidad haitiana de 44 años, en el sector Santa Lucía del municipio de Santa Cruz, por presuntamente faltarle el respeto a Abinader en un video publicado en TikTok.

Fuente: NoticiasSin.com