Cientos de padres y de madres buscan este sábado los juguetes para los pequeñines

0
50

Santo Domingo, RD. – Este sábado, Día de los Santos Reyes Magos, las principales tiendas de juguetes de la capital presentan un buen flujo de clientes, seleccionando los juguetes que les llevarán a sus hijos, sobrinos, ahijados u otros parientes, se observaban a padres y tutores en las diferentes tiendas de Santo Domingo.

También, se visualizan a los niños llenos de alegría con juguetes como muñecas, bicicletas, carros, entre otros.

Los compradores manifestaron que se sienten felices al ver la alegría de los niños cuando reciben un obsequio.

Los que acudían a las tiendas manifestaron que el Día de los Reyes es una tradición que no se debe perder.

Decenas de compradores se observan en el Mundo del Juguete, en sus distintas tiendas, asi como en la Novia de Villa,y en las principales arterias comerciales, como las avenidas Duarte y Mella y las plazas comerciales.

Origen del Día de Reyes

El Día de Reyes tiene su origen en la Biblia católica, narra la visita de los Magos del oriente entregando ofrendas —oro, incienso y mirra— que recibió el Niño Jesús, conocido como la Epifanía, que es la manifestación de Jesús a los pueblos que no lo conocían ni habían oído hablar de él.

En este día se celebran tres acontecimientos o manifestaciones de Jesús:

  • La manifestación a sus discípulos. El primero de ellos es la manifestación de Jesús al círculo íntimo de sus discípulos.
  • La manifestación al Pueblo de Israel. El segundo acontecimiento que se celebra en este día es la manifestación de Jesús al Pueblo de Israel en su Bautismo.
  • La manifestación a todos los hombres. Los Magos venidos de oriente significan la más amplia manifestación de Jesús. No ya a sus discípulos, ni al Pueblo de Israel, sino a los que no tenían la fe del pueblo elegido, ni esperaban al Mesías Prometido.

¿Por qué se celebra el 6 de enero?

Se celebra el 6 de enero porque la adoración de los Reyes Magos se produjo 13 días después del nacimiento de Cristo, lo que marca el inicio de la Epifanía, es decir, la aparición y manifestación del hijo de Dios al mundo entero.