Cadáver de dominicana Gabriela Reyes no presenta signos de violencia, según autopsia

0
49

ESPAÑA.-Los resultados preliminares de la autopsia al cadáver de Gabriela Reyes, la dominicana que desapareció el 7 de diciembre en España tras salir de un bar, no revelan indicios de que sufriera una muerte violenta.

El examen forense indica que falleció por ahogamiento en el río Arga, la hipótesis que desde el principio manejaron los investigadores de la Policía Nacional española.

El resto de pruebas practicadas a los restos hallados en el río tampoco han mostrado indicios de que pudiera haber sufrido traumatismos antes de su muerte.

Gabriela Reyes, dominicana que residía en la ciudad de Pamplona, fue vista por última vez el pasado 7 de diciembre al salir de un bar en horas de la madrugada. Durante más de dos meses, su familia, policía y gente voluntaria trataron de dar con ella, con la esperanza de que siguiera con vida.

Su familia descartó desde el principio que se tratara de una desaparición voluntaria, pues Gabriela tenía dos hijos viviendo en República Dominicana y estaba muy unida a ellos.

Durante la madrugada del 7 de diciembre, Gabriela Reyes salió del bar Antequera para dirigirse a casa de su novio, con el que había quedado para verse. Sin embargo, él se quedó dormido. Gabriela le llamó varias veces, pero no contestó. Cuando su pareja se despertó y trató de llamarla, Gabriela ya no respondía.

Al día siguiente, su hermana empezó a sospechar que algo iba mal, pues a Gabriela no le llegaban sus mensajes. Fue entonces cuando se dirigió a la policía a poner la denuncia de su desaparición. Eso fue el 8 de diciembre.

Durante la investigación policial, se encontraron algunas pertenencias de Gabriela cerca del río Arga, como su bolso y su celular. La policía verificó que su tarjeta de crédito había sido utilizada estando ella desaparecida, pero corroboró que se trataba de alguien que se la encontró en el suelo y la utilizó una vez. Desde ese momento, los cuerpos de bomberos empezaron a buscar a Gabriela por el río Arga, lugar donde sospechaban que la encontrarían por el hallazgo de su bolso cerca del río.

La Policía Nacional tenía pocas pistas para determinar el motivo de su desaparición. Sin embargo, con los resultados preliminares de la autopsia, todo apunta a que aquella noche del 7 de diciembre Gabriela Reyes falleció por ahogamiento en el río.

El lugar donde se encontró el cuerpo de Gabriela, en un tramo del río Arga, estaba a tres kilómetros del sitio en el que aparecieron su bolso y teléfono móvil. Los cuerpos de bomberos ya habían buscado por esa zona, pero no lo encontraron.

La hipótesis que manejan los profesionales de búsqueda es que el cuerpo se encontraba «a dos aguas», es decir: ni en el fondo, ni en la superficie. La crecida del río del jueves, junto a los gases generados por la propia descomposición del cuerpo, habrían provocado que el cuerpo de Gabriela aflorase ayer a la superficie.